Revisoría fiscal para propiedad horizontal

La revisoría fiscal es un apoyo muy importante para la credibilidad externa e interna sobre la información financiera, además de la pertinencia del sistema de control interno, el adecuado y razonable manejo de la contabilidad y el cumplimiento por parte de los administradores de las disposiciones legales, estatutarias y decisiones del máximo órgano de la comunidad o ente económico en el cual existe, asimismo sobre las informaciones que atestan en informes dirigidos a entidades estatales, como la DIAN.

En otras palabras, da fe pública sobre las actuaciones del ente respectivo, procurando que sus actuaciones den seguridad a quienes interactúen con este; de ahí nace la conveniencia de dicha figura, la cual representa a la comunidad en general, al Estado y a los propietarios.

Cabe destacar que su designación mediante elección por el máximo órgano de dirección le garantiza independencia frente a los administradores, de suerte que, cuando las disposiciones legales establecen como requerimiento la existencia del cargo de revisor fiscal en ciertos entes económicos, lo hacen guiadas por el interés general y la protección de terceros, incluido el mismo Estado.

En BIOHABITAR, contamos con la infraestructura tecnológica y de personal profesional para atender esta necesidad, considerada en el Capítulo XIII. Del Revisor Fiscal del edificio o conjunto de la Ley 675 de 2001, Articulo Artículo 57. Funciones. Al Revisor Fiscal como encargado del control de las distintas operaciones de la persona jurídica, le corresponde ejercer las funciones previstas en la Ley 43 de 1990 o en las disposiciones que la modifiquen, adicionen o complementen, así como las previstas en la presente Ley 675 de 2001 y en el Reglamento de Propiedad Horizontal de la Copropiedad.

  • Emitir opinión sobre la razonabilidad de los estados financieros.
  • Conceptuar si la contabilidad se lleva de acuerdo con las normas legales y la técnica contable.
  • Verificar que la correspondencia, los comprobantes de las cuentas, libro de inventarios, actas y de registro de propietarios se lleven y conserven debidamente.
  • Identificar si durante el año las operaciones celebradas y registradas en los libros y los actos del Administrador y del Consejo de Administración, se ajustan a las disposiciones legales y reglamentarias: (a) Ley 675 de 2001 o Régimen de Propiedad Horizontal. (b) Reglamento de la Copropiedad. (c) Decisiones tomadas por la Asamblea de Propietarios y el Presupuesto aprobado por la misma.
  • Revisión de todos y cada uno de los contratos firmados por el Administrador y dictaminar si se ajustan a lo ordenado por la Asamblea de Copropietarios.
  • Informar oportunamente por escrito, al Consejo de Administración, de las irregularidades que ocurran en el funcionamiento y el desarrollo de las distintas actividades de la Copropiedad.
  • Evaluar el sistema de control interno.
  • Colaboración con las entidades gubernamentales de regulación y control y rendición de los informes a que haya lugar o de terceros que lo soliciten.
  • Velar por la salvaguarda y adecuada conservación y utilización de las propiedades y equipos.
  • Revisar y firmar las declaraciones tributarias, respuestas a requerimientos y otras certificaciones que requieran la firma del revisor fiscal, de acuerdo con la legislación vigente.